Slider
Mostrando 5 resultado(s)

Juan Peregrina. Seamos el poder, dijo una niña

Para Ana Villalobos I Al final del principio el recuerdo no era lava como previmos: la memoria fue obra menor, desquicie de mal gusto, arroba de vino mal pisado. Ya decían: al final de lo que hubiera sido un buen principio el cristal atraviesa el alma. Como al principio.   II Cuando descubrimos el mundo, …

María del Carmen Martínez. Huérfanos de los hijos ajenos

Imposible ser docente sin un imaginario, consciente o inconsciente, que dote de sentido nuestra labor. Y su expresión no es única. Es tan plural y rica como la experiencia que arrastra, que nombra y con la que sueña. Tenemos el placer de publicar aquí, una bella manifestación de ese imaginario, debida al corazón y la …

Begoña Callejón. La afonía me mantiene erguida

ESTÁIS MUERTOS, ESTÁIS EN EL ESPEJO   El reflejo hace tintinear las hojas del otoño. Estáis muertos. Estáis muertos porque acariciáis a la muerte en el espejo. Vuestras falanges se agarran a sus cabellos como si se tratase de campanas fúnebres. Estáis muertos. Fingís que respiráis, que vuestros ojos aún pueden derramar lágrimas. La vida …

Miguel A. Viceira. Sueño cuántico

En algún cronón de esta velada eterna, una ráfaga de viento fúnebre se desliza por la puerta entornada y me arropa con sus gélidas y alargadas manos en medio de la excesiva tranquilidad con la que se presenta la noche. El sueño fugaz que cruza súbitamente el firmamento onírico de la mujer que yace dormida …

Rubén Martín. Máquinas que laten

♠   POR todas partes máquinas; ninguna luz proviene de sí misma. Más allá de los días y las noches construyen otro tiempo, oculto, inaccesible; en todas partes máquinas que laten sus compases distintos. Aquí, también mis ojos escriben en los tuyos algo que no puedo leer, y que nos sustituye: nos convierte en caminos, …